Pasar al contenido principal

Con una tecnología fiable y sólida, la materia prima constituida por una gran variedad e incluso de hidrocarburos de baja calidad se puede transformar en gases de síntesis de valor superior. El gas de síntesis, compuesto de hidrógeno y monóxido de carbono, posee numerosas aplicaciones industriales.